Hutch News Stories

¿Cuál es su color del cáncer?

Hay una serie de colores para la concienciación sobre el cáncer, pero ¿cómo se deciden los colores, y sirven para dividir o unir?

This story was originally published in English in December 2015.

graphic of multicolored cancer ribbons
Hay casi 30 colores para distintos tipos de cáncer. Muchas personas llevan puestos sus colores del cáncer con orgullo, pero otras temen que muchos colores representan divisiones innecesarias. Kimberly Carney / Fred Hutch News Service

Es todo, menos blanco y negro.

En medio de un caleidoscopio de colores destinados a avivar la concienciación sobre el cáncer, un tono reina. Piense en el rosa. De todas las cintas para la concienciación sobre el cáncer, el rosa está tan eficazmente relacionado con el cáncer de mama, que se le puede ver en una auténtica oleada durante las carreras y caminatas. Pero, más allá de ese tono dominante, la paleta de colores se llena y se mezcla más que una caja de crayones derretida en un microondas.

Se han usado casi 30 tipos de cáncer como inspiración para pulseras, ropa o artículos que abarcan por lo menos 20 pigmentos y cinco patrones, incluidas las rayas de cebra. Algunos llevan puesto su color con orgullo para representar su propio cáncer o apoyar a un ser querido. Sin embargo, otros temen que este collage de colores genere una división innecesaria.

“Voy a morir de cáncer de mama y siento que tengo mucho en común con las personas que tienen cáncer de pulmón o que tienen cáncer de páncreas en estadio 4. Nuestra experiencia de vida tiene muchas más similitudes que diferencias”, dijo Beth Caldwell, una paciente de 38 años con cáncer de mama metastásico y bloguera que recibe tratamiento en la Seattle Cancer Care Alliance, el grupo de tratamiento del Fred Hutchinson Cancer Research Center.

“Tengo la esperanza de que en la medida que la ciencia avance y veamos que las características biológicas tumorales son a veces más importantes que su órgano de origen, comenzaremos a trabajar juntos como pacientes, como comunidad”.

El gran número de los colores del cáncer

Los colores para los tipos más frecuentes de cáncer son:

  • Cáncer de pulmón: blanco
  • Cáncer de cerebro: gris
  • Cáncer de mama: rosa
  • Cáncer de hígado: verde esmeralda
  • Linfoma: verde limón
  • Cáncer de próstata: azul celeste
  • Cáncer de estómago: azul violeta
  • Cáncer de hueso: amarillo
  • Leucemia: naranja
  • Cáncer de colon: azul marino

Pero la lista no termina allí, y algunos cánceres incluso comparten un color. El naranja representa el cáncer de riñón y la leucemia. El verde representa cáncer de hígado, linfoma y cáncer de vesícula biliar. Las variaciones del morado representan cáncer de páncreas, cáncer de testículo, leiomiosarcoma (sacroma del útero), linfoma de Hodgkin, cáncer de estómago y cáncer de esófago.

Algunos activistas indican que esta tendencia de crear pulseras, llaveros y tarros multicolores puede llegar a enturbiar aún más la atención en cánceres individuales.

Pensemos por ejemplo en los cánceres colorrectal y de próstata. Los defensores del cáncer colorrectal alguna vez portaron cintas de color café y luego cambiaron a azul marino. Por otro lado, quienes generan atención para el cáncer de próstata usan el azul celeste, un tono tan preciso que la Fundación de Cáncer de Próstata publica su fórmula matemática exacta.

“Al paso de los años, los profesionales de mercadotecnia me han dicho que el azul es confuso para las personas porque no saben lo que significa”, dijo Thomas N. Kirk, presidente y director ejecutivo de Us TOO, que ofrece materiales educativos, recursos y 300 grupos de apoyo dirigidos por voluntarios para personas con cáncer de próstata.

“El cáncer de ovario tiene un color verde azulado que se ve muy parecido al azul celeste del cáncer de próstata”, dijo Kirk. “Cuando se iluminan los edificios en septiembre —el cáncer de ovario tiene el mismo mes (de concienciación) que el cáncer de próstata— muchas veces las personas ven el color azul y se preguntan si se trata del cáncer de ovario o del de próstata”.

¿Verde, morado o rojo?

Además, hay cánceres sanguíneos específicos. En 1999, el verde limón se convirtió en el tono “establecido” para “promover todas las causas del linfoma” y, en 2001, Matt Terry, un paciente con linfoma de Hodgkin, seleccionó el violeta para representar su enfermedad específica, según un grupo llamado el Club del Linfoma. En 2007, los sobrevivientes de esas enfermedades unieron los dos colores en una “cinta de concienciación en forma de corazón” para reconocer todas las formas de linfoma, dijeron los miembros del club. Pero en 2009, la Leukemia & Lymphoma Society (Sociedad de Leucemia y Linfoma) comenzó a usar el rojo para representar todos los cánceres sanguíneos.

“Nunca ha habido realmente ningún acuerdo general, ni entre las distintas organizaciones, sobre qué color debería representar cual enfermedad”, dijo Andrea Greif, directora principal de comunicación de la Leukemia & Lymphoma Society.

“... creo que probablemente se darán cuenta de que distintas organizaciones identifican distintos colores para las mismas enfermedades; algunas podrían decir verde para el linfoma, y oro para la leucemia”, añadió Greif en un correo electrónico. “La nuestra tomó la decisión de elegir el rojo para todos los cánceres sanguíneos”.

¿Y el oro? También se ha usado desde 1997 como símbolo de todos los cánceres infantiles “porque el oro es un metal precioso y, por lo tanto, el color perfecto para reflejar lo más valioso en nuestra vida, nuestros niños”, según la American Childhood Cancer Organization (Organización Estadounidense del Cáncer Infantil).

A los grupos defensores del cáncer no se les exige registrar sus colores en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO por sus siglas en inglés), dijo el portavoz de dicha institución.

¿Dónde y cómo se originaron algunos de estos colores? Los métodos varían desde la formalidad de una sala de juntas hasta la comodidad de un comedor.

Teoría del color

En 2005, la Kidney Cancer Association (Asociación de Cáncer de Riñón) realizó “investigaciones sobre la teoría del color” que hicieron que el grupo cambiara el verde brillante, que en aquel entonces representaba enfermedades de los órganos internos. Con el análisis se determinó que “el naranja era un mejor color y nuestras pruebas con los consumidores lo validaron”, dijo Bill Bro, director ejecutivo de la asociación y sobreviviente del cáncer. “También nos ayuda a diferenciarnos de otras asociaciones benéficas más pequeñas que se centran en la misma área. La tendencia entre ellas continúa siendo el verde”.

En otras ocasiones, la elección del color es tan natural como un paseo de madre e hija en un centro comercial.

En 1996, a Rose Schneider se le diagnosticó cáncer de páncreas. Una semana antes de la cirugía para tratar el cáncer, su hija, Pamela Acosta Marquardt, llevó a Rose a un centro comercial para que se tomara fotografías “glamorosas” con el fin de ayudar a su madre a recordar su belleza en medio del tratamiento. Rose llevaba puesto un vestido morado, su color favorito.

Rose Schneider
Rose Schneider era una paciente con cáncer de páncreas. Su color favorito, el morado, inspiró el tono que ahora representa la enfermedad. Foto, cortesía de Pamela Acosta Marquardt

Después de que Rose muriera a causa de la enfermedad en cuestión de meses, su hija se enteró de que no había organizaciones de apoyo para el cáncer de páncreas. Lo único que encontró, dijo Marquardt, fue un chat en Internet sobre “cáncer de páncreas” en el sitio web de Johns Hopkins Medicine. Marquardt preguntó a los usuarios del chat qué les parecía usar el morado para representar la enfermedad. A ellos les pareció una buena idea.

En 1999, Marquardt fundó la Pancreatic Cancer Action Network (Red de Acción contra el Cáncer de Páncreas). Su sitio web está bañado en morado. Hoy en día, el morado (o violeta) se ha adoptado en varios lugares dentro del entorno del apoyo contra el cáncer.

Sin embargo, otros defensores que buscan generar reconocimiento y fondos para el cáncer carcinoide eligieron un patrón más fuera de lo común: rayas de cebra.

Se basa en un consejo filosófico que los médicos reciben en la facultad de medicina: “si oyes cascos a galope piensa en caballos, no en cebras”. Eso quiere decir que, si alguien presenta síntomas de enfermedades frecuentes, hay que pensar en enfermedades frecuentes y no en afecciones infrecuentes, como el cáncer carcinoide, un tipo de tumor neuroendocrino.

“Queremos que los médicos piensen que, además de una de las enfermedades más frecuentes, algo menos frecuente [como el cáncer carcinoide] podría causar esos síntomas. Y esa es la cebra”, dijo Grace Goldstein, directora de operaciones de la Carcinoid Cancer Foundation (Fundación contra el Cáncer Carcinoide). En la página de Facebook de la organización sin fines de lucro, recientemente se publicó un filtro que permite a los usuarios poner rayas de cebra sobre sus perfiles.

“Es una comunidad. Eso también es importante”, dijo Goldstein. “Pero sin suficiente concienciación sobre la enfermedad, no habrá investigaciones”.

Cómo el color durazno se convirtió en rosa

El tono más famoso, el rosa, tiene más que una pizca de controversia en su colorida historia. En un comedor de California en 1991, Charlotte Haley, de 68 años de edad en aquel entonces, comenzó a elaborar cintas de color durazno para generar atención para el cáncer de mama. En cada paquete de cinco, incluía una tarjeta postal en la que pedía a las personas presionar al Instituto Nacional del Cáncer para aumentar su presupuesto en el área de prevención del cáncer. Haley distribuyó miles de cintas de color durazno.

En 1992, el editor de la revista Self Magazine y el vicepresidente de Estée Lauder le pidieron a Haley su colaboración. Ella se rehusó, diciendo que su uso previsto era demasiado comercial. En vez de eso, los ejecutivos decidieron usar el rosa para su propia campaña de concienciación, según el Breast Cancer Consortium (Consorcio del Cáncer de Mama).

La verdadera oleada de tonos para la concienciación del cáncer comenzó alrededor de 10 años después. En 1999, cuando Linda Nielsen y dos socias crearon ChooseHope.com, un sitio con fines de lucro de venta de mercancía para pacientes con cáncer y sus defensores, había “quizás seis” colores, entre estos, el verde azulado para cáncer de ovario y el blanco para cáncer de pulmón, recordó Nielsen.

“Fuimos a cada una de las organizaciones y les dijimos: ‘¿tienen un color para la concienciación sobre el cáncer?’”, dijo Nielsen, una sobreviviente de cáncer de mama cuya compañía ha donado desde entonces más de 900,000 dólares a organizaciones benéficas para el cáncer.

Hoy, ChooseHope vende pulseras y otros productos de concienciación que abarcan 29 tipos o grupos de cáncer. Sus existencias en línea incluyen vasos negros de seis dólares para melanoma y anillos color ámbar de un dólar para el cáncer de apéndice.

“Me preocupa la proliferación”, dijo Caldwell, la paciente con cáncer de mama metastásico y bloguera de Seattle. “No es porque piense que el compañerismo y la concienciación que genera sean algo malo. Es obvio que son buenos. Pero como alguien que vive en el mundo del cáncer de mama y que ve octubre rosa, latas rosas de gas pimienta o pistolas rosas —cosas que evidentemente no son buenas para la salud— me preocupa que, para organizaciones de otros tipos de cáncer, se apropien de su mensaje de la misma manera que ha sucedido con el cáncer de mama”.

Pero para Pamela Acosta Marquardt, cuya madre inspiró la representación del cáncer de páncreas con el color morado, el tono sigue siendo una forma de honrar a su mamá y de luchar contra la enfermedad que le quitó la vida. Hoy en día, ella sigue usando ese color.

“El morado era el color favorito de mi madre… Cuando yo era pequeña, mi recámara estaba pintada de blanco y lavanda. El color siempre formó parte de nuestra vida”, dijo Marquardt, quien actualmente sigue usando el morado en honor de su mamá. “Es gracioso, porque mi madre vino de una familia humilde. Creció en Twin Cities sin lujos. Nunca pensó que su vida importara, pero miren dónde estamos nosotros y el color morado ahora”.

This story was translated from the original English by the Academy of Languages Translation and Interpretation Services, with editing led by Adriana Nodal-Tarafa.

Bill Briggs es un antiguo escritor de planta del Servicio de Noticias del Fred Hutch. Sígalo en @writerdude. Anteriormente, fue escritor colaborador de NBCNews.com y TODAY.com, con cobertura de noticias de última hora, temas de salud y las fuerzas armadas. Antes de eso, fue escritor de planta para The Denver Post, parte del equipo del periódico que ganó el Premio Pulitzer por la cobertura de la matanza de la Escuela Preparatoria de Columbine. Es autor de dos libros, uno de los cuales es "The Third Miracle: an Ordinary Man, a medical Mystery, and a Trial of Faith".

¿Está interesado/a en imprimir o publicar este artículo? ¡Se nuestro invitado! Queremos ayudar a conectar personas con la información que necesitan. Solo le pedimos que incluya un enlace al artículo original, conserve la línea del autor y se abstenga de realizar modificaciones que alteren el contexto original. ¿Preguntas? Envíenos un correo electrónico a communications@fredhutch.org.

 

Help Us Eliminate Cancer

Every dollar counts. Please support lifesaving research today.

Last Modified, June 24, 2020